Especialidad que se centra en las patologías de la articulación que permite los movimientos de la mandíbula

 FAQ'S

¿QUÉ ES LA DTM Y QUÉ SÍNTOMAS PRESENTA?

La DTM representa un grupo de afecciones musculoesqueléticas que afectan la articulación temporomandibular (ATM), los músculos implicados en la masticación y en las estructuras relacionadas. Afecta más del 25% de la población, mayoritariamente mujeres. Esta afección la pueden causar múltiples factores como traumatismos faciales (provocados por un latigazo cervical o caídas), bruxismo, anormalidades en la ATM (articulación temporomandibular), malas posturas corporales (sobre todo, afección de la columna cervical) o factores psicosociales como el estrés y la ansiedad.

TRATAMIENTO DE LA DTM
 

EL TRATAMIENTO DEBE SER MULTIDISCIPLINAR

Entre los diferentes profesionales sanitarios (odontólogo, maxilofacial, fisioterapeuta) se realizará la mejor intervención para cada paciente.

 

EL TRATAMIENTO FISIOTERAPÉUTICO CONSISTE EN LAS SIGUIENTES TÉCNICAS:

  • Movilizaciones (activas y pasivas) de la región cervical y la ATM.

  • Tratamiento de los Puntos Gatillo Miofasciales (terapia manual para la musculatura dolorida).

  • Tracciones y deslizamientos de la ATM en algunos casos.

  • Estiramientos y ejercicios para la musculatura cervical y masticatoria.

  • Reeducación postural.

QUÉ SÍNTOMAS PROVOCA?

  • Dolor en la región temporomandibular

  • Dificultad para abrir la boca para bloqueo articular

  • Contracturas en los músculos masticatorios

  • Silbidos o zumbidos en los oídos (acúfenos)

  • Ruidos articulares (chasquidos)

  • bruxismo

  • Migraña y dolor cervical

RELAJACIÓN DE MUSCULATURA MASTICATORIA

Colocado frente al espejo, con la espalda recta y en una buena posición, realizar los siguientes ejercicios. Recordar que la musculatura facial debe estar siempre relajada, sin hacer esfuerzo para abrir la boca más de la cuenta. Cada ejercicio se repetirá 10 veces:

  • Con la punta de la lengua en el paladar, detrás de los incisivos, abrir y cerrar la boca lentamente.

  • Con la punta de la lengua en el paladar, justo detrás de los incisivos, abrir la boca lentamente. Desde aquí, arrastras la punta de la lengua hacia atrás, como si quisiéramos tocar la campanilla y cerrar la boca.

  • Sacar la lengua lo máximo posible hacia un lado y después hacia el otro.

  • Repetir el anterior ejercicio sin sacar la lengua de la boca.

  • Decir "lalalalalala" durante diez segundos.